Si acabas de adquirir tus lentillas por primera vez, quizás te encuentres con que usarlas es más complicado de lo que pensabas. ¡No te preocupes! A continuación, te vamos a dar unos consejos que te facilitaran la tarea diaria de ponerte y quitarte tus lentillas.

ANTES DE COMENZAR

Lo primero que debemos tener en cuenta, es la higiene de nuestras manos. Para colocarnos las lentillas de forma correcta y sin que ningún microorganismo microbiano se cuele en nuestros ojos, debemos lavarnos y secarnos muy bien las manos antes de proceder a colocárnoslas.

Tener las uñas cortas al principio no sólo te va a ayudar a manipular mejor tus lentillas, sino que podrás evitar arañarlas o incluso romperlas. Además de prevenir dañar tu córnea.

NOTA: Si vas a maquillarte, es necesario que coloques tus lentillas antes de hacerlo. El por qué es muy sencillo. Para ubicar tus lentillas necesitas sostener tus parpados con los dedos, y el maquillaje puede ensuciarlos y por ende ensuciar tus lentillas también.

COMPRUEBA TUS LENTILLAS

Saca la lentilla del paquete con cuidado y colócala en la yema de tu dedo. Debes observar si la lentilla está al revés. Para ello nos vamos a fijar en la forma que ésta tiene. Si los bordes están ensanchados y su forma es más como un platillo, entonces debes darle la vuelta. Házlo con cuidado para no dañarla. Una vez le hayas dado la vuelta, la lentilla debe tener la forma de una copa o cuenco sopero, los bordes lisos y no hacia fuera.

Si necesitas limpiar la lentilla NUNCA lo hagas con agua, usa siempre el líquido especial o solución salina en su defecto. ¡Ya estás listo/a para comenzar!

COLOCA LAS LENTILLAS

Hay personas que se colocan las lentillas en cualquier lugar. Para comenzar, te recomendamos que lo hagas en el cuarto de baño frente al espejo. De esta forma, podrás recuperar la lentilla del lavabo en caso de perderla.

Ten siempre a mano la solución de limpieza o solución salina, para aclarar la lentilla cuando la saques del portalentes, y también para hidratarla en el caso de que tardes más de la cuenta en ponértela.

1. Coloca la lentilla mirando hacia arriba sobre la yema de tu dedo índice o corazón.

2. Con la otra mano sujeta tu párpado superior para abrir bien el ojo. Es importante que lo sujetes bien de las pestañas, no de la ceja.

3. Una vez sujeto tu párpado superior, es hora de bajar el párpado inferior. Al igual que con el de arriba, agarra bien las pestañas. Puedes hacerlo con tu dedo corazón o tu dedo índice, dependiendo de donde tengas la lentilla puesta.

4. Coloca la lentilla sobre la cornea (zona coloreada del ojo); si lo prefieres puedes hacerlo mirando ligeramente hacia arriba y ubicandola sobre la esclera (parte blanca del ojo).

5. Una vez que la lentilla está en el ojo, mira a izquierda, derecha, arriba y abajo para permitir que la lentilla se coloque en su sitio. Suelta lentamente el párpado y parpadea hasta notar que la lentilla está cómodamente en su sitio.

6. Realiza el mismo procedimiento con tu otro ojo.

VIDEO ORIENTATIVO

A continuación te dejamos un video en el que podrás ver todos los pasos explicados anteriormente.

¿NECESITAS MÁS AYUDA O CONSEJO?

Si continuas teniendo problemas a la hora de colocarte o retirarte las lentillas, puedes visitarnos en nuestro centro y te ayudaremos a que adquieras la mejor técnica para no desesperarte cada día.
Pincha aquí para dirigirte a contacto.

¡Visita nuestro centro en Valdebernardo y conoce todas nuestras ofertas! Descartar

0